dimecres, 13 de març de 2013

Geografia


Nanuk1. Nanuk, el esquimal (1922). El norteamericano Robert Flaherty vivió dos años y medio con una tribu esquimal de la bahía de Hudson (Canadá) para rodar lo que se considera el primer documental de la historia. Una pieza controvertida que tiene tanto de documental clásico como de ficción con la que Flaherty inauguró el genero. Por supuesto no tiene nada que ver con las macroproducciones llenas de tecnología que vemos ahora, pero si nos situamos en el contexto histórico, el trabajo de Flaherty fue inconmensurable.



Vida en la tierra2. La vida en la Tierra (1979).
Fue una de las primeras creaciones del genial David Attenborough, el padre del documental moderno. Es una serie de 13 capítulos creada para la televisión donde Attenborough destila talento para transmitir la pasión del trabajo bien hecho: hay emoción, creatividad, buena banda sonora, animales que transmiten humanidad y gran rigor científico. Pese al tiempo transcurrido y la mejora de la tecnología sigue siendo un clásico imprescindible.


Vida privada de las plantas3. La vida privada de las plantas (1995). Otra de las míticas series de David Attenborough, que por cierto fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales en 2009. En este caso y mediante el uso magistral de la técnica del time-lapse nos muestra el mundo vegetal lleno de velocidad y voracidad, como antes no se había visto jamás, desde los desiertos a las tundras boreales.


Planeta azul4. Planeta Azul (2001). La famosa serie de la BBC hace un recorrido en alta definición por el mundo submarino, desde las costas a los arrecifes de coral y desde las mareas hasta el profundo azul. Un total de ocho capítulo sin desperdicio con imágenes fabulosas, especies que no había sido filmadas antes, buena banda sonora y un discurso narrativo sin mácula académica, pero muy ameno y capaz de enganchar a un espectador neófito en la materia. Una serie imprescindible si te gusta la vida marina. Fue una de las producciones más caras (13 millones de euros) rodadas en su momento.


Nómadas viento5. Nómadas del Viento (2001). Otra producción francesa, firmada por Jacques Perrin y Jacques Cluzaud, que sigue la migración de las aves a través de todo el globo. Lo que impacta de esta cinta es la habilidad de sus creadores para ser un “pájaro” más y confundirse con las bandadas para rodarlas de cerca. Se utilizaron todo tipo de trucos y artefactos, desde globos aerostáticos a ultraligeros e incluso aves criadas desde su nacimiento para que tomaran a los miembros del equipo como parte de su familia y les dejaran rodarlos en vuelo y en primer plano.


Viaje emperador6. El Viaje del emperador (2005). Una producción francesa dirigida por Luc Jacquet que marcó también un hito en el género. Narra el increíble viaje anual de los pingüinos emperador hacia el inhóspito interior de la Antártida para reproducirse. Al centrar el objetivo en una única familia de pingüinos y en el huevo que cuidan, el documental logra una gran empatía del espectador con estos animales. Un magnífico guión, imágenes increíbles y un montaje perfecto hacen de él uno de los grandes documentales de la historia.


Tierra7. Tierra (2007). Es el largometraje para cine que resume y complementa la serie de televisión Planet Earth (en España, Planeta Tierra), producida por la BBC. Otro deleite visual de 99 minutos en los que te quedas literalmente pegado al sillón absorto con imágenes que parecen imposibles de filmar. El guión sigue el viaje de diversas especies por el planeta Tierra en busca de la máxima de la vida: la procreación y supervivencia de la especie. Destacables las imágenes sobre todo de ballenas jorobadas, osos polares y elefantes africanos. Memorable la secuencia que viniendo desde el espacio termina en un primer plano de un oso polar solitario en medio del desierto helado. O las de los elefantes en las charcas del Okavango.


Planeta Humano8. Planeta Humano (2007). Coproducida por la BBC y Discovery Channel, esta serie de 8 capítulos documenta la relación entre el ser humano y su entorno con imágenes espectaculares de alta definición. Un proyecto muy ambicioso que llevó al equipo a más de 40 países. Por ejemplo, para el capítulo del hombre y el desierto se grabaron imágenes en Chile (Atacama), Níger, Argelia y Mail (Sáhara) y China y Mongolia (Gobi). Muestras aspectos increíbles de esa lucha del ser humano por adapatarse y sobrevivir alas condiciones más dispares del planeta.


Oceanos9. Océanos (2009). Filmada y producida por los franceses Jacques Perrin y Jacques Cluzaud (los mismos que Nómadas del viento) sería mi top 1, puestos a elegir. Un maravilloso recorrido por los cinco océanos con tal preciosismo de imágenes que sabes que cada nuevo plano que aparece te va a impresionar más que el anterior. Costó cuatro años de trabajo y 50 millones de euros. Pero el resultado es magistral. Para mi gusto, lo más flojo es la banda sonora


El Oso10. El Oso (1988). No es un documental sino un largometraje de ficción firmado por Jean Jacques Annaud, por lo que no debería estar en esta lista. Pero es una de las mejores películas de amor a la naturaleza y denuncia ecológica que se hayan filmado jamás y en ese sentido cumple los objetivos de un buen documental. Es la historia de un gran oso de los bosques de Canadá y de un osezno huérfano que trata de ganar su cariño mientras son perseguidos por dos cazadores. Paisajes impactantes, imágenes de los osos que parece que hubieran leído el guión y actuaran para la cámara y un mensaje final lleno de significados… para quien lo quiera entender.