dimecres, 18 de juliol de 2012

AGRICULTURA

La poda: fruiters, tarongers, oliveres i vinya

en creciente y llena, es injertar y hacer esquejes..?
la poda de la parra-vid se hace en creciente a no ser que tenga mucho vicio (crece muchisimo y poca uva) en este caso menguante
la poda de todos los arboles frutales e injertos en menguante
y una cosa curiosa que la corta de madera en especial de castaño tiene que hacerse en el menguante de enero esto es pera que se conserve y no se pudra ni le entre polilla hai vigas de casa con 300 años que estan perfectas y otras cortadas a destiempo que con 10 ya no valen para nada , es mas antiguamente la madera cortada fuera de ese tiempo era menos cotizada
podar e injertar en menguate en caso de los injertos si lo hago en creciente al año siguiente les doi una poda severa en menguate?
Hay variedades que me interesa que suba: manzano, kiwi, viña... y hay otras que no: cerezo, ciruelo... Lo de la fuerza que pierde es una chorrada: porque sangre una planta un par de días es lo de menos, ni se entera. Por ejemplo, un manzano lo podo lo más tarde posible, casi en brotación y sangrando, porque cicatriza mejor que al revés. Si lo podo en medio del invierno el árbol es más sensible a enfermedades fúngicas por la herida. Un cerezo sería justo al revés: como tarda en cicatrizar me interesará que sangre poco y que no me llueva....

Pero si sois "creyentes" los viejos también la pifian, ya que sólo miran normalmente a si la luna crece o decrece, y eso no es lo importante. Lo importante es la distancia de la luna a la Tierra, es decir, si es luna ascendente o descendente y no creciente o decreciente, lo último es sólo rotación.


Click here to see a large version

Lo que hay que hacer en creciente y llena, es injertar y hacer esquejes..La luna para la siembra de plantas que crecen y fructifican arriba de la tierra

Parece que la norma más común era sembrar en luna creciente (después de los tres primeros días de la luna nueva, hasta los últimos tres días del plenilunio, período extensivo aguas arriba), de preferencia dos o tres días antes de la luna llena, todas las plantas que crecen en altura y dan frutos, como tomates, berenjenas, cebada, avena, arroz, trigo, uchuvas, tomate de árbol, lulo, maíz forraje, chiles, pimentones, pepinos, alverjas, cebolla larga o en rama, fríjol, habichuelas, habas, puerros, col china y otras legumbres; y sembrar en luna menguante (después de los tres últimos días de luna llena, hasta los tres primeros días de luna nueva, período extensivo aguas abajo) todas las plantas que se desarrollan bajo tierra, como zanahorias, nabos, papas, remolacha, cebolla cabezona, ajo, arracacha, ullucos, maca, rábanos, etc.
Observación importante: Todas las plantas que nacen a ras de la tierra, como lechugas, acelgas, espinacas, maíz elotero, col, hojas, etc., cuyo producto para el consumo son las hojas frescas, se deberán sembrar en la fase de luna menguante, porque cuando se plantean en luna creciente, tienden subir a flor prematuramente, fenómeno más destacado particularmente en las lechugas. Pero la regla de sembrar tres días antes de la luna llena todas las plantas que se cultivan por su fruto o semilla parece lo suficientemente universal para adoptarse sin vacilaciones.
La razón de todo esto radica en el aprovechamiento de la luz lunar, que si bien es más débil que la del sol, penetra más profundamente en el suelo. Las semillas que reciben más radiación lunar en la primera etapa de su vida brotan rápidamente, y desarrollan más hojas y flores. La mayor exposición a la luminosidad lunar durante la germinación se logra sembrando en el cuarto creciente. Por el contrario, lo que se siembra en menguante pasa los primeros quince días bajo una luminosidad lunar que tiende a cero, que estimula más el desarrollo de las raíces, retardando la floración y la fructificación.
Influencia de la luna en la siembra y transplante de plantas que creceny fructifican arriba de la tierra
Influencia de la luna en la siembra y transplante de plantas que crecen y fructifican arriba la tierra

- Luna llena: Es el período más propicio para cosechar, sacar el estiércol de los corrales, voltear el compost, cortar caña, o sembrar plantas de fruto.
- Luna menguante: No sólo es el mejor momento para continuar las actividades iniciadas en luna llena, sino que también es el momento más propicio para sembrar raíces y tubérculos, tales como rábanos, ajo, cebollas, remolachas o papas.
- Luna nueva: No es una etapa muy propicia para actividades que no sean el desherbado de adventicias.
- Luna creciente: Es la responsable de la estimulación de las plantas de gran crecimiento vegetativo, abonos verdes, lechugas..., además de ser muy propicia para la fertilidad, por lo que resulta el mejor momento para sembrar todas las plantas que crecen en altura y dan frutos, como tomates, guisantes, judías... Como regla general, es recomendable realizar la siembra de todas las plantas en luna creciente, (preferentemente dos o tres días antes de luna llena) a excepción de aquellas que puedan subir a flor prematuramente, como es el caso de las lechugas, que deberán sembrarse en fase de luna menguante.

LA LUNA, SOBRAN LAS PALABRAS

¿Verdad que la palabra LUNA es evocadora? ¿Quién no se ha quedado mirando extasiado una hermosa luna llena en plena noche de verano? Yo sí, lo reconozco. Dicen que la influencia de la luna en la tierra, en el mar, y en nosotros los seres humanos es muy importante.

Y en este punto, seguro que muchos os estareis preguntado, ¿y que tiene que ver la luna con el huerto? Pues resulta que tiene que ver y mucho. Os cuento.

El invierno pasado hice el intento de cultivar ajos, intento fallido muy a mi pesar, y por muchas razones que ahora no vienen el caso. Buscando información por todos los sitios, para ver por donde había fallado, me llamó la atención que recomendaban sembrar los ajos después de la luna llena, porque si no los ajos se salian de la tierra. No le dí mucha importancia, mi ignorancia de novata era muy grande.

Cómo he continuado con nuestro aprendizaje huerteril, he encontrado en varios libros que es importante tener en cuenta las fases de la luna a la hora de cultivar. Y entonces es cuando me he puesto a investigar un poco más.

Para no aburriros voy a haceros un pequeño resumen, para que podais captar la importancia que la luna tiene también en nuestras hortalizas.
Las fases de la luna son:

- Luna Nueva, es cuando miramos al cielo y no vemos la luna, a pesar de que esté el cielo despejado.

- Luna Creciente, va de luna nueva a luna llena, y como su nombre indica la luna crece. La luna entonces parece una D.


- Luna Llena, la luna está hermosa y en su pleno apogeo.
- Luna Decreciente, va de luna Llena a luna Nueva, y está decreciendo. La luna entonces parece una C .

Cada una de estas fases influye de distinta manera en nuestras hortalizas, porque la mayor o menor intesidad de la luz solar reflejada en la luna, influye en las hortalizas. Así de este modo
- en Luna Nueva, se estimulan las hojas .
- en Luna Creciente, se estimula el crecimiento de las plantas.
- en Luna Llena, se estimulan los frutos y las semillas.
- en Luna Decreciente, se estimulan las raices.
Y por otra parte, la luna tiene otras fases, de las que yo no tenía ni idea, y son la luna ascendente y la luna descendente. Y es un ciclo mensual en el que la luna sube para volver a bajar.
Y este movimiento también influye en las hortalizas de la siguiente manera:
en luna ascendente, se estimula el desarrollo hacia arriba de la planta



en luna descendente, se estimula el desarrollo de las raices.


Espero que nos haya liado mucho con tanta luna que sube y baja. Y ahora seguro que para vosotros ya tiene sentido, que los ajos tienen que sembrarse después de luna llena cuando la luna decrece, porque en esta fase se estimulan las raices.
De todos modos, mi recomendación a los que empezais a cultivar es que no os volvais locos con esto de la luna, es importante, pero no imprescindible para iniciarse en el cultivo. Es mi humilde opinión.
Y si esta noche mirais al cielo, vereis que hay luna decreciente y que es el momento perfecto para sembrar los ajos, así que por el momento os dejo porque unos ajos me están esperando para ser sembrados.
Buena cosecha a todos.

Nota: Las ilustraciones que aparecen en este post pertenecen al libro LUNARIO 2011 de Michel Gros.
TExto: el Balcón Verde


HORTICULTURA


- Luna llena: Es el período más propicio para cosechar, voltear el compost, cortar caña, o sembrar plantas de fruto.

- Luna menguante: No sólo es el mejor momento para continuar las actividades iniciadas en luna llena, sino que también es el momento más propicio para sembrar raíces y tubérculos, tales como rábanos, remolachas o patatas.

- Luna nueva: No es una etapa muy propicia para actividades que no sean el desherbado de adventicias.

- Luna creciente: Es la responsable de la estimulación de las plantas de gran crecimiento vegetativo, abonos verdes, lechugas..., además de ser muy propicia para la fertilidad, por lo que resulta el mejor momento para sembrar todas las plantas que crecen en y dan frutos, como tomates, , ... Como regla general, es recomendable realizar la siembra de todas las plantas en luna creciente, (preferentemente dos o tres días antes de luna llena) a excepción de aquellas que puedan subir a flor prematuramente, como es el caso de las lechugas, que deberán sembrarse en fase de luna menguante.

- En vísperas de cualquier solsticio, ya sea el de invierno (21 ó 22 de junio) o el de verano (21 ó 22 de diciembre), las especies que se planten van a resultar muy sensibles a la subida a flor.

AGRICULTURA, HORTICULTURA Y JARDINERÍA

- Los trabajos de campo, tales como labrar, plantar, trasplantar, abonar, etc., suelen ser más efectivos si los realizamos en luna descendente.

- Si la labor que deseamos realizar es la de limpieza de hierbas competentes lo haremos mejor a partir de la luna llena, es decir cuando la luna empiece a menguar preferiblemente a partir de la media luna menguante. Así mismo si se desea labrar y evitar la germinación de hierbas silvestres será preferible realizar tal labor en las noches sin luna, ya que la luz desencadena el proceso de germinación.

- Para evitar que nazcan enredaderas y cardos debemos trabajar la tierra cuando está seca.

- Para sembrar y plantar, además de las lunas apropiadas debemos tener en cuenta que es preferible sembrar por la mañana y plantar por la tarde.

- Cuando deseemos abonar las tierra lo haremos preferiblemente en luna creciente y a ser posible en luna descendente y en signo de tierra evitando signos de fuego. Si añadimos algas y fosfatos naturales lo haremos así mismo en luna creciente. Los abonos minerales mejor efectuarlos en luna menguante y por las mañanas. Si añadimos estiércol de vaca lo haremos en luna menguante.

- Para el maíz y el girasol sembrar preferentemente en luna menguante y a ser posible ascendente y cosechar en luna ascendente.

- Las lechugas sembrarlas en luna menguante con el fín de que no se espiguen de forma rápida y en otoño las podemos sembrar en luna creciente.

- Los champiñones salen algunos días después de luna nueva y es en luna creciente cuando hay más cosecha.

- El césped lo cortaremos mejor en luna menguante si deseamos que no crezca muy rápido y en luna creciente si deseamos lo contrario.

- Los bulbos de flores es preferible plantarlos cuando la luna está en la constelación de Libra.

- Cuando realicemos maceraciones o preparados de plantas lo haremos siempre en recipientes de madera o barro pero nunca metálico y en luna creciente.

ESQUEJES

- Es aconsejable cortarlos el último día de la luna ascendente y ponerlos en tierra el primer día de la luna descendente.

COSECHAS

- Muchas de las cosechas se conservarían mucho mejor si tenemos en cuenta la luna y otros signos estelares. A modo general podemos decir por ejemplo que se consiguen mejores resultados cosechando en luna ascendente las hortalizas que crecen por encima del suelo y en luna descendente para los que crecen bajo tierra como las raíces, papas, boniatos, rabanitos, nabos, etc., evitando siempre el mal tiempo.

- Las frutas y verduras que por lo general no se conservan tan bien se estropearán menos si no son cosechadas en los signos y constelaciones de agua.

- Los frutos cosechados en luna ascendente son más jugosos y ricos en energía y si se recolectan en luna ascendente el proceso de maduración se acelerará más.

- Las calabazas y calabacines es preferible recolectarlos en luna creciente.

- Las plantas de raíz es preferible recolectarlas en luna menguante a excepción de los ajos, cebollas y escalonias que prefieren la luna creciente.

- Con respecto al momento cabe destacar que la primera hora del día es la más recomendable en casi todas las cosechas.

CONSERVAS, TRABAJOS, ROPA, BELLEZA, ALIMENTACIÓN, PLANTAS MEDICINALES

Las conservas y confituras o mermeladas será preferible elaborarlas en luna menguante para así obtener una mejor conservación.

- Los trabajos de limpieza y conservación o mantenimiento se realizará mejor en luna menguante

- Para corte de cabellos fáciles de peinar luna creciente.

- Para hacerse permanentes en luna menguante

- Para teñirse el pelo escoger luna ascendente con luna creciente

- Si se desea que el pelo crezca más rápido cortar en luna ascendente y luna creciente y si se desea lo contrario hacerlo en luna descendente con luna menguante

- Cuando existe problemas de puntas quebradizas cortarlo en luna menguante por la tarde

- Para depilarse el vello hacerlo en luna ascendente con luna menguante.

- Limpieza de cutis de impurezas o espinillas en luna descendente

- Para nutrir la piel seca o mixtas hacerlo en luna creciente evitando signos de Aries, Cáncer y Capricornio.

- Para nutrir la piel grasa hacerlo en luna menguante.

- Si se desea eliminar verrugas con cualquiera de los procedimientos adecuados con jugos de plantas como celidonia, higos, caléndula, etc...Empezar las aplicaciones en luna menguante

- Las manicuras en luna menguante

- Los alimentos se asimilan mejor en luna creciente y la digestión requiere menos energía en luna creciente con luna ascendente
La recolección de plantas medicinales será preferible en luna llena si queremos que tengan más vitalidad aunque sus propiedades medicinales serán menos perceptibles que si las recogemos en luna menguante. Cuando más nos acercamos a la luna nueva, las plantas medicinales tienen más tendencia a secarse y al mismo tiempo afinan sus aromas. Las plantas deben recolectarse por las mañanas antes de las 12h siendo preferible que la luna sea ascendente. Las raíces es mejor recolectarlas por la tarde y en luna descendente.

- En la salud la luna nueva renueva las energías físicas, es ideal para abandonar viejos hábitos, eliminar toxinas, ponerse a dieta, etc. En luna creciente se exterioriza más fácilmente y nuestro cuerpo saca partido al máximo de aquello que recibe para su desarrollo. Si se tiene tendencia a engordar hay que estar alerta esos días. También es buena luna para aprender nuevas cosas o iniciar nuevos proyectos. En luna llena la energía física está en su punto más alto así como la excitación y la euforia. Con la iluminación de la noche por parte de la luna completa se favorece el estado de vigilia y es fácil esos día tener insomnio. El exceso de agitación provocado por la luna llena es preferible encauzarlo hacia trabajos creativos o actividades físicas, siendo un buen momento para iniciar nuevos proyectos. En luna menguante se favorece la interiorización, la reflexión y la espiritualidad y es un buen periodo para la desintoxicación de algún órgano del cuerpo.
Fuente: ecoaldea